SUDÁFRICA: La historia de Nelson Mandela, uno de los personajes más influentes del continente africano

africanlanders

abril 11, 2022

Si os decimos que penséis en uno de los políticos africanos más mediáticos de los últimos siglos, seguramente Nelson Mandela será uno de los primeros de la lista. Abogado de profesión, fue uno de los pilares de la oposición del sistema del apartheid y, después, se convirtió en presidente del país durante seis años. A continuación, intentaremos resumir su historia para conocer más a fondo uno de los personajes africanos más influyentes de los últimos tiempos.

Nelson Mandela nació en 1918 en Mthatha, un pueblo situado en la provincia oriental del Cabo en Suráfrica, a unos 400 kilómetros al oeste de Durban. Fue hijo de una familia real Thembu de la etnia xosa, una etnia autóctona que reinaba en ese territorio. Su padre, Gadha Henry Mphakanyiswa y que murió de tuberculosis cuando Mandela tenía 9 años, estaba casado con cuatro mujeres y tenía trece hijos. La madre de Mandela era la tercera mujer y el pequeño Mandela fue el primero de su familia que fue a la escuela. En realidad, cuando era pequeño, su nombre era Rolihlahla Mandela, pero una profesora de origen holandés que tenía en la escuela le cambió el nombre por Nelson Mandela. ¿El motivo? Que durante ese tiempo, era habitual cambiar los nombres de gente africana por nombres ingleses, así eran más fácilmente pronunciables por los colonos de minoría blanca.

Estudió derecho en la universidad de Fort Hare, en la ciudad de Alice, donde conoció a su amigo Oliver Tambo, otra de las figuras políticas negras más importantes durante el Apartheid. Allí descubrió la doctrina de no violencia que predicaba Ghandi, que ya se encontraba en Sudáfrica luchando contra las políticas raciales contra la gente india. Al terminar el primer año de universidad, Mandela, que era miembro del consejo representativo de los estudiantes, participó en un boicot contra el nuevo reglamento universitario que quería transformar el consejo de estudiantes en un ente sin ninguna capacidad de decisión. Por culpa de ello, le echaron de la universidad y al regresar hacia su pueblo de origen, se enteró que el trono le estaba preparando un matrimonio concertado y decidió huir a Johannesburgo.

Nelson Mandela, en las vidrieras de la iglesia de Soweto.

Allí, Mandela compaginó el trabajo en un bufete de abogados con los estudios de derecho en la Universidad de Witwatersrand, y en 1944 se afilió al Congreso Nacional Africano (ANC) para luchar contra la segregación racial que imponía la minoría afrikáans del país. Fue de los primeros en manifestarse contra las leyes del Apartheid que se iban imponiendo como, por ejemplo, la obligación de llevar una identificación por toda la población de color. Si la policía te paraba y tú no la llevabas, te enviaban directamente a la cárcel. Mandela, junto a otros activistas, quemaron públicamente esta identificación que las leyes del apartheid les obligaba a llevar por ser negros.

Vivió en Johannesburgo con su primera mujer, Evelyn Mase. En 1948, el gobierno dutch sacó a toda la población negra de la ciudad y los movió al SOuth West TOwnership, conocido como Soweto. Desplazaron forzosamente a un total 1.2 millones de personas y construyeron 98.000 casas para la población negra. Sólo tenían acceso a las casas aquellos negros que realizaban trabajos domésticos por los blancos afrikáans. Así pues, desplazaron a toda la población en un barrio a las afueras de la ciudad y les construyeron una estación de tren para que los negros se desplazaran de Soweto a la ciudad. Mandela, que ya era un activista, vivió en Soweto aunque, obviamente, él no trabajaba por los blancos, sino que luchaba contra sus políticas raciales. Su primera mujer, sin embargo, trabajaba como enfermera en una casa de blancos y por tanto tenía derecho a una casa, que fue la casa situada en Villakazi Street 8115, en el barrio de Soweto.

Interior de la casa de Mandela, en Soweto.

En 1952, Mandela fue elegido vicepresidente nacional del ANC, e incentivaron campañas de desafíos contra las políticas injustas del régimen del apartheid. Fue detenido en 1953 y condenando a nueve meses de prisión, con la prohibición de toda reunión y la obligación de estar en arresto domiciliario. Aprovechó ese tiempo para organizar una campaña clandestina para ganar asociados por el ANC, que pasaron de 7.000 a unos 100.000 durante todo su arresto domiciliario.

En 1955, cuando terminaron las condenas, Mandela reapareció en público para explicar las bases del movimiento del apartheid, conocidas también como la Carta de la Libertad. Con su amigo Tambo, con quien tenía un bufete de abogados que ayudaba a toda la población negra que lo necesitaba, empezaron a impulsar las ideas por un estado no racial, una política social de reparto de la riqueza y una profunda reforma agraria. Durante los siguientes años, realizaron diferentes manifestaciones no violentas que recibían ataques en forma de balas por parte de la policía con algunas masacres como la de Shaperville en 1960, donde la policía mató a 69 personas durante una marcha contra la extensión a las mujeres de la identificación que debía llevar la población negra y de color.

Por aquel entonces, Mandela se separó de su primera mujer debido a su activismo político. La mujer sufría por su futuro puesto que trabajaba por gente afrikáans y, además, era seguidora de los Testimonios de Jehová, que defienden la neutralidad política. Mandela debía decidir entre ella y la familia, o la política. ¿Qué eligió? La política.

Se separaron en 1957 después de 13 años casados ​​y cuatro hijos: Makgatho Mandela (que murió de sida en 2005), Thembelike Mandela (que murió en un accidente de coche en 1969, y dónde Mandela que ya estaba encarcelado no fue autorizado para ir a su funeral) y dos Makaziwe Mandela: la primera murió cuando tenía nueve meses, por lo que decidieron poner a la segunda hija que nació años más tarde el mismo nombre en homenaje a su hermana difunta.

Casa de Mandela en Soweto.

Con toda esta retórica, Mandela fue cada vez más favorable a abandonar la estrategia no violenta, que no tenía resultados, y fundó en 1961 Umkhonto We Sizwe (MK), una red paramilitar del ANC que promocionaba actividades como sabotajes, huelgas, y como último recurso, las armas. Debido a la presencia de pequeños grupos de población negra que actuaban con armas y presionaban al ANC para ser más combativos y dar una respuesta más fuerte a la represión, Mandela decidió ser más combativo pero con la necesidad de que nadie fuera herido.

Tras separarse de su primera mujer, al poco tiempo, conoció a Winnie Madikizela-Mandela, una activista en contra del apartheid. Vivieron en Soweto y ella se quedó allí, junto a sus dos hijas, durante todo el tiempo del encarcelamiento de Nelson Mandela. Con esta segunda mujer, la más influyente del político sudafricano, estuvo durante 38 años. Actualmente, su hija Zenani Mandela-Dlamini ha sido embajadora de Sudáfrica en diferentes estados como Argentina, Corea del Sur o la isla de Mauricio; y Zindzi Mandela, que murió en 2020, fue embajadora de Sudáfrica en Dinamarca.

El 5 de agosto de 1962, Mandela fue detenido en las afueras de Howick, en la carretera que va de Durban a Johannesburgo. Acusado de salida ilegal del país y de sabotaje, empezó su periplo de 27 años detenido en prisiones sudafricanas. No salió hasta el 11 de febrero de 1990. Mandela fue acusado de cuatro actos de sabotaje y traición, de sedición, de relaciones con el Partido Comunista Africano y promover una invasión extranjera en el país. Este proceso fue conocido como el proceso de Rivonia. En junio de 1964, él y sus compañeros fueron declarados culpables de sedición y condenados a la pena de muerte, aunque al final se libraron de la horca porque el juez no consideró probada el delito de invasión extranjera.

Estuvo detenido durante 27 años, 18 de los cuales los pasó en Robben Island, una isla aislada situada frente a Ciudad del Cabo. Antes, estuvo detenido en la cárcel de Constitutional Hill de Johannesburgo, donde empezó a escribir el libro «A long walk to freedom». Allí, era el único negro que vivía en la cárcel de los blancos ya que tenían miedo de que alentara a los compañeros negros de la cárcel e hicieran una política contra el gobierno desde allí. Una vez salió la resolución del juicio, lo trasladaron a Robben Island en 1964.

Robben Island.

En Robben Island, Mandela estaría más aislado. Allí, le obligaron a realizar trabajos forzados como, por ejemplo, en una cantera de cal de la isla o en la recogida de guano (fertilizantes provenientes de las heces de aves y murciélagos). Mandela era un prisionero de clase D (la más baja) y, por tanto, sólo podía recibir una visita y una carta cada seis meses. De todas formas, su resiliencia fue más allá y durante el tiempo que estuvo en la isla aprendió afrikáans, y empezó a practicar la reconciliación que aplicaría unos años más tarde en el país.

En 1982, Mandela fue trasladado a la cárcel de Pollsmoor. Uno de los motivos que dio el gobierno afrikáans fue apartar al político africano de las nuevas generaciones negras que estaban detenidas en Robben Island. En 1985, le propusieron una libertad condicionada a la renuncia de la lucha armada. Pero Mandela lo rechazó diciendo, a través de un comunicado que leyó su hija Zindzi: «¿Qué libertad me ofrecen, mientras la organización del pueblo sigue estando prohibida? Sólo los hombres libres pueden negociar. Un preso no puede hacer contratos» Durante los siguientes años, gracias a la presión internacional y a las negociaciones con el nuevo presidente de Sudáfrica De Klerk, Mandela fue liberado el 11 de febrero de 1990.

Los derechos de la Constitución surafricana que se aprobaron después de las primeras elecciones no raciales de la historia del país.

Al salir de la cárcel, hizo un discurso desde delante del ayuntamiento de Ciudad del Cabo recalcando su compromiso por la paz y la reconciliación con la minoría blanca, pero esperando un clima propicio para que la lucha armada no fuera necesaria. A los pocos días, pidió a sus partidarios: «Lanzad al mar vuestros fusiles, vuestros cuchillos y vuestros machetes» para pacificar las negociaciones que llevaron a que tanto Mandela como De Klerk ganaran el Premio Nobel de la Paz en 1993, y a unas primeras elecciones no raciales en Sudáfrica el 27 de abril de 1944. El propio Nelson Mandela se presentó bajo las siglas del ANC y a la edad de 76 años se convirtió en presidente del país con un 62.6% de los votos.

De todas formas, entre sus seguidores no todos estaban de acuerdo con la manera de encarar el conflicto. Entre ellos, su esposa Winnie. Si Mandela estaba a favor de la reconciliación, Winnie (que también estuvo detenida y en arresto domiciliario por los afrikáans) pensaba que la mejor opción era la revancha contra la minoría blanca que había permitido estas atrocidades con el Apartheid. Winnie se convirtió en un símbolo por mucha población negra por su carácter combatiente, y al no aprobar la reconciliación que buscaba su marido, se separó en 1992 de Mandela y divorció en 1996, seis años después de que Mandela saliera de la cárcel.

Winnie Mandela.

Mandela gobernó durante un único mandato, hasta que en 1999 se retiró oficialmente de la política con 81 años. Durante su mandato de seis años, Mandela impulsó distintas iniciativas por la reconciliación. Una de ellas, y conocida gracias a la película Invictus, fue el Mundial de Rugby que tuvo lugar en Sudáfrica en 1995 y donde la población (negra y blanca) se unió para derrotar a la final los All Blacks neozelandeses. Mandela entregó el trofeo a Pienaar, el capitán de los Springboks que era afrikáans, vistiendo su propia camiseta. Por último, Nelson Mandela tuvo una tercera mujer conocida como una de las pocas personas que se ha casado con dos presidentes. Graça Machel era la viuda del presidente de Mozambique, y se casó en 1998 con Nelson Mandela con quien estuvo hasta su muerte, en 2013. Mandela murió a la edad de 95 años a causa de una infección pulmonar.

Mucha gente considera a Mandela como el padre de la nación y por eso le llaman Madiba. Éste era el nombre del clan de la etnia Thembu de Mandela y, por tanto, un nombre que mostraba una gran señal de respeto y aprecio. De hecho, Madiba fue un jefe que gobernó en el siglo XIX en la región de Transkei, en el sureste del país. En África, el nombre de la tribu a veces es mucho más importante que el propio apellido, puesto que representa la lucha por el origen y el recuerdo de la tradición y de los antepasados. Sin embargo, actualmente, algunos sudafricanos (sobre todo blancos) ven a Mandela como una figura controvertida que impuso una discriminación positiva a favor de los negros, negando así muchas opciones de trabajo a la población afrikáans.

Lo que nadie puede negar hoy es que Nelson Mandela ha sido una de las personas más importantes del continente africano en los últimos tiempos. Vivió en unos años donde muchas ex colonias africanas consiguieron su independencia; y luchó, como otras figuras emblemáticas como Mahatma Ghandi, para conseguir la abolición de las políticas raciales que vivía su país durante el Apartheid. Si visitas Sudáfrica es muy importante conocer la historia de este político que tenía una estatura física muy alta, y que destacaba por su empatía. Podrás recorrer algunos de los lugares que pisó Mandela como, por ejemplo, la cárcel de Robben Island (para más información, puedes clicar aquí) o su casa de Soweto y el Constitutional Hill (para más información, clica aquí). Una figura histórica reconocida a nivel mundial y con una biografía muy activa.

Visita en la casa de Mandela durante nuestra visita a Johannesburgo.

Categories: SUDÁFRICA
Etiquetes:
SUDÁFRICA: Tips para la conducción

SUDÁFRICA: Tips para la conducción

Aquí tienes algunos consejos que pueden ser útiles para viajar a Sudáfrica en coche: En Sudáfrica se conduce por la izquierda, como en Inglaterra. Al principio, te sientes extraño pensando que lo estás haciendo mal en todo momento, pero te habitúas fácilmente....

leer más
SUDÁFRICA: Curiosidades

SUDÁFRICA: Curiosidades

- ¿Sabías que Sudáfrica es el país con más lenguas oficiales del mundo? Debido a su diversidad de etnias y culturas, Sudáfrica también es conocida como la nación del arco iris. Tras la abolición de las políticas del apartheid, la nueva Constitución Sudafricana decidió...

leer más
SUDÁFRICA: Los pingüinos africanos

SUDÁFRICA: Los pingüinos africanos

Los pingüinos viven sobre todo en el hemisferio sur menos una especie, el pingüino de las Galápagos que vive más arriba del ecuador. Estos animales tan simpáticos que conocemos por las imágenes del National Geographic viviendo sobre el hielo de la Antártida, tienen...

leer más
SUDÁFRICA: Información práctica y sus imprescindibles

SUDÁFRICA: Información práctica y sus imprescindibles

Capital: Pretoria, Ciudad del Cabo y Bloemfontein Superficie: 1.219.090 km2 Habitantes: 58.775.000 habitantes (2019) Densidad población: 48,21 habitantes por km2.  Idiomas: Sudáfrica es uno de los países del mundo con más idiomas oficiales en su constitución....

leer más
SUDÁFRICA: Tankwa Karoo NP

SUDÁFRICA: Tankwa Karoo NP

Tankwa Karoo NP es un lugar en el que se para el tiempo. El silencio invade todo el paisaje y sólo el viento es capaz de romper ese momento donde se detiene el reloj y te encuentras tú, las montañas y el desierto. Este parque nacional alejado de las rutas habituales,...

leer más
SUDÁFRICA: La Ruta de los Vinos

SUDÁFRICA: La Ruta de los Vinos

La Ruta de los Vinos es una actividad muy interesante a realizar si te encuentras en la zona de Ciudad del Cabo. Con unos paisajes impresionantes, entre montañas, ríos y valles, encontramos una región donde el viñedo es el principal cultivo. Allí, es donde se produce...

leer más
SUDÁFRICA: El Cabo Buena Esperanza y sus alrededores

SUDÁFRICA: El Cabo Buena Esperanza y sus alrededores

Ciudad del Cabo es una ciudad multicultural, cosmopolita y con una gran diversidad de actividades que se pueden realizar visitando los diferentes puntos emblemáticos de la ciudad así como, desplazándote a pocos kilómetros de ella. Es una ciudad que pese a sus...

leer más
SUDÁFRICA: Ciudad del Cabo

SUDÁFRICA: Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo es una de las ciudades más bonitas del sur de África. Considerada la segunda ciudad más poblada del país después de Johannesburgo (si quieres leer nuestra experiencia allá, puedes clicar aquí); es la capital legislativa de Sudáfrica y donde se...

leer más
SUDÁFRICA: La Ruta del Jardín

SUDÁFRICA: La Ruta del Jardín

La Ruta del Jardín es una de las rutas más bonitas de todo el mundo. Transcurre junto a una de las costas más espectaculares del continente, la costa sudafricana, donde podrás disfrutar de bonitos y variados paisajes en los más de 700 kilómetros que forman esta ruta....

leer más
SUDÁFRICA: Addo Elephant National Park

SUDÁFRICA: Addo Elephant National Park

El Addo NP es el parque por excelencia de los elefantes. El elefante es uno de los animales más imponentes, elegantes y majestuosos que puedes ver en un safari. También, es considerado uno de los más inteligentes. Si te gustan mucho estos animales y quieres pasar un...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario