SUDÁFRICA: Johannesburgo, la ciudad más poblada del país

africanlanders

febrero 14, 2022

Johannesburgo es una de las ciudades más importantes de Sudáfrica. De hecho, pese a no ser ninguna de las tres capitales del país, es la ciudad más poblada con casi 8 millones de habitantes. Además, es uno de los lugares donde mucha gente hace escala para visitar el Kruger NP (si quieres saber más sobre nuestra experiencia allí, puedes clicar aquí) y para viajar desde el Tambo International Airport a muchas capitales de otros países africanos.

Torres de Soweto en Johannesburgo.

Johannesburgo, también conocida entre la gente local como Joburg o Jozi, fue una ciudad construida alrededor de unas minas de oro que se descubrieron en 1886. Debido a la gran fiebre de oro que vivía aquella parte del continente durante el siglo XIX, muchos decidieron establecerse en torno a aquella mina y, al cabo de diez años, ya había una gran ciudad que se convirtió en la mayor de Sudáfrica superando a Ciudad del Cabo, una ciudad 200 años más antigua que Johannesburgo.

Casa típica del barrio de Soweto.

En el siglo XX, esta ciudad que forma parte de una de las 40 áreas metropolitanas más grandes del mundo, vivió uno de los episodios más oscuros a partir de las distintas leyes raciales y segregacionistas que tuvieron lugar durante el régimen del Apartheid. La gente de color (negros, indios, asiáticos…) -que representan, hoy en día alrededor de un 83% de la población- tenían un status diferente a la gente blanca -alrededor de un 17%-. Debían pagar impuestos más altos, tenían que llevar una documentación especial, eran excluidos de trabajos profesionales y relegados a trabajos primarios, no podían tener propiedades, no se podían casar con la gente blanca, y tenían el afrikáans como lengua impuesta en la escuela; entre otras medidas raciales. Incluso, la ciudad sufrió ciertos cambios urbanísticos porque el gobierno segregacionista decidió mover a toda la población negra en una zona concreta de la ciudad: en el South West Township, más conocido, como el barrio de Soweto.

Actualmente, esta gran metrópolis africana es un arco iris donde conviven inmigrantes que provienen de diferentes países africanos y de diferentes zonas del mundo, como Europa o Asia. A pesar de ser una ciudad inmensa conocida también por su inseguridad, una visita a Johannesburgo es altamente recomendable para conocer el pasado reciente de la historia del Apartheid y vivir en una de las grandes urbes del siglo XXI.

Constitutional Hill.

¿Cómo llegar?

Johannesburgo es considerada una de las ciudades más importantes de África. La forma más fácil de llegar es a través de su aeropuerto internacional (Tambo International Airport) que está situado a unos 30 minutos de la ciudad; y es considerado el gran hub aéreo para volar a distintas capitales de países del sur de África. Es el aeropuerto más importante del país, donde llegan los principales vuelos intercontinentales de Europa.

Si llegas en coche, te recomendamos que vayas en GPS ya que la ciudad tiene diferentes carreteras que la rodean y que son el principal punto de partida de las autopistas que van en dirección a Nelspruit, en el este (ruta 4); en Pretoria, en el norte (ruta 1); en Durban, en el sur (ruta 3); o en Bloemfontein, en el oeste (ruta 1). En estas carreteras, encontrarás diferentes salidas que te llevarán a los diferentes barrios de la ciudad como son el barrio de Sandton, Soweto o Melville, entre otros.

Favelas en Johannesburgo.

Si tomas un taxi, debes tener en cuenta que dependiendo de la señal que hagas con la mano estarás indicando hacia una dirección o hacia otra. Pregunta en tu alojamiento de qué manera debes indicar con la mano para ir al sitio donde quieras ir, o que te contraten a un conductor de confianza para moverte por la ciudad. La plataforma Uber también funciona muy bien en Johannesburgo.

En cuanto al tren y los autobuses, son medios de transporte menos usual entre los turistas. El primero, porque se le considera el transporte más lento del país para moverte entre ciudades; y el segundo, porque es un medio poco preparado para moverte entre las diferentes partes de Johannesburgo (a menos que sea el autobús turístico) o entre las principales ciudades sudafricanas, siendo el avión la principal forma de moverse entre ellas en cuanto a rapidez y precio.

Estación de tren en Johannesburgo.

¿Qué hacer en Johannesburgo?

– Visitar el Constitutional Hill

Constitutional Hill es uno de los lugares imprescindibles a visitar durante tu visita a Johannesburgo. Actualmente es la sede del Tribunal Constitucional; pero antiguamente era una de las prisiones más importantes del país, donde con el sistema del Apartheid había dos tipos de prisiones: la cárcel de los blancos (y donde el único negro que estuvo preso fue Nelson Mandela); y la cárcel de la gente de color que vivían en condiciones infrahumanas con una gran cantidad de disidentes políticos durante los tiempos del Apartheid.

Entrada a la prisión del Constitutional Hill.

El Constitutional Hill era la prisión más antigua de Johannesburgo. Allí encarcelaban a aquellos que iban en contra de la ley, y los británicos lo utilizaron como un fuerte militar. Con el gobierno bóer, pasó a ser una prisión donde estaba la sección de blancos y la sección de colores, que comprendían negros, pero también otras culturas como la india o la asiática. De hecho, Mahatma Ghandi estuvo encarcelado allí como disidente político. La mayoría de reos eran personas que se negaban a cumplir las injustas leyes raciales y que estaban ahí por un tema político, más que un tema criminal. Las condiciones eran muy distintas entre los presos de color y los blancos, pero aun así los primeros mostraron una gran resiliencia.

Constitutional Hill.

En la sección de los negros, sólo tenían una ducha de 30 minutos a la semana por aproximadamente las 2.000 personas que había. Las celdas eran pequeñas y se agolpaban entre 60 y 80 personas. A todos les rapaban el pelo y muchos morían por las torturas y por las enfermedades. Además, había unas celdas de aislamiento en las que los presos podían estar hasta un año sin contacto con el exterior y con diferentes torturas como, por ejemplo, lanzamiento de hielo, no tener luz del exterior, etc…

Celdas de aislamiento en Constitutional Hill.

Sin embargo, los presos que eran gente de color (negros, indios, asiáticos…) mostraban un gran coraje y una fuerza conjunta para superar estas vejaciones. Cantaban 5 minutos antes de las 8 de la tarde (que era cuando cerraban las luces) una canción que se ha convertido en el himno de Suráfrica, hacían esculturas con las mantas, se apoyaban entre ellos…

Interior de una celda del Constitutional Hill.

De hecho, Nelson Mandela estuvo encarcelado en la cárcel del Constitutional Hill durante 7 años. Allí, Mandela fue el único negro que vivía en la cárcel de los blancos ya que el gobierno bóer tenía miedo de que alentara a los compañeros negros de la cárcel e hicieran una política contra el gobierno desde allí. Por este motivo, le decidieron aislar en una celda en la cárcel de los blancos por tenerlo controlado con el objetivo de que las protestas de la gente de color fueran desapareciendo. Pero el efecto fue lo contrario, y los seguidores de Nelson Mandela crecieron considerablemente. Por eso, decidieron aislarlo completamente durante 20 años más en Robben Island, una isla situada frente a Ciudad del Cabo. Fue en la prisión de Constitutional Hill donde empezó a escribir el libro «A long walk to freedom». Si quieres conocer la historia sobre uno de los personajes más importantes de la historia como es Nelson Mandela, puedes clicar aquí.

Cela de Nelson Mandela.

Ahora, esta prisión (la zona de quienes esperaban sentencia) se ha convertido en la sede del Tribunal Constitucional en la que tratan todos los temas relacionados con los derechos humanos. Se puede visitar el interior del edificio, y en el exterior hay una llama que nunca se apaga y que quiere simbolizar la historia de aquellos años para que nunca se vuelva a repetir. Algunos de los temas que se han aprobado en esta sala han sido, por ejemplo, la abolición de la pena de muerte o la boda entre personas del mismo sexo, uno de los pocos países de África donde actualmente está permitido.

Interior del Tribunal Constitucional de Suráfrica.

– Visitar el memorial de Hector Pieterson en Soweto

En el barrio de Soweto, encontramos uno de los memoriales más impactante que rememora a Hector Pieterson, un estudiante de 13 años que murió asesinado el 16 de junio de 1976 a tiros por la policía sudafricana durante la revuelta de los estudiantes que tuvo lugar aquel año y donde mataron hasta 1.003 estudiantes de color.

Mensajes a las puertas de la prisión del Constitutional Hill.

Durante el sistema del Apartheid, el gobierno bóer incluyó una ley en la que obligaba a todos los estudiantes de la escuela secundaria a examinarse de los exámenes con afrikáans, la lengua materna de los holandeses que introdujo Paul Kruger. Esto provocó que muchos estudiantes negros que no hablaban el idioma tuvieran el suspenso asegurado y no pudieran continuar con sus estudios. Estos, la mayoría de los cuales se encontraban en el barrio de Soweto, se sublevaron. Se encontraron en el Orlando High School y fueron caminando hacia la casa del gobernador en el Orlando Stadium. Allí, la policía empezó a cargar con salvas, balas y gases lacrimógenos contra los estudiantes. Piensa que el 99% de la policía eran blancos, y aplicaban las tesis segregacionistas del Apartheid. Los estudiantes se refugiaron en una iglesia esperando que todo se calmara, pero aquel 16 de junio pasó a la historia por la muerte de Hector Pieterson, un estudiante de primaria de 13 años.

A Pieterson, la ley no le afectaba porque estudiaba primaria, pero estaba en la iglesia con su primo mayor y su hermana mayor. Cuando lo vieron dentro, le dijeron que tenía que irse a casa e ir a la escuela porque esa protesta no era cosa suya. Salió de allí, y de repente la policía le disparó matándole de inmediato. El primo mayor, por una cuestión de honor cultural, le cogió en brazos porque en la tradición africana los mayores siempre se hacen responsables de los pequeños, y ese momento quedó inmortalizado en una fotografía que recorrió el mundo y que nunca se ha sabido quién ha sido el autor (el fotógrafo sacó rápido el carrete, se lo escondió en el bolsillo y tiró la cámara por miedo a que le mataran).

Memorial de Hector Pieterson, con la foto al fondo.

Aquella foto recorrió el mundo y el primo mayor que llevaba Pieterson en brazos se escapó de la policía, ya que éstos le buscaban para arrestarlo porque consideraban que esa fotografía que relataba la realidad que escondían la provocó el primo mayor, cuando en verdad fue una cuestión cultural y de ayudar a los tuyos. El primo se escapó primero en Eswatini y después en Nigeria y nunca se ha sabido nada de él. Dicen que seguramente no está vivo, porque si no, al finalizar el Apartheid y con la entrada de Mandela en el gobierno hubiera vuelto de nuevo a casa.

Ahora, cada 16 de junio hay una fiesta nacional en la que la gente se encuentra en el lugar donde mataron a Hector Pieterson vestida de uniforme escolar. En el memorial, podrás visitar un pequeño museo, la iglesia donde se refugiaron los estudiantes, así como también el lugar donde murió Hector Pieterson, con la fotografía de su primo cogiéndolo en brazos.

Monumento de la revuelta estudiantil en Johannesburgo.

– Caminar por Vilakazi street y entrar en la casa de Nelson Mandela

En pocos lugares pueden presumir de tener una calle en la que han vivido dos premios Nobels como Nelson Mandela y Desmond Tutu. Éste es el caso de la calle Vilakazi, situada en el barrio de Soweto, en Johannesburgo.

Casa de Nelson Mandela.

Ésta es una de las calles más famosas de la ciudad. Esto se nota con la cantidad de gente con chalecos amarillos que organizan los aparcamientos; otros que venden souvenirs y sombreros; restaurantes llenos de comensales; y personas con estilo que pasean por una de las zonas más icónicas de la ciudad.

Allí, podrás visitar la casa en la que Nelson Mandela vivió con su segunda mujer, Winnie. Podrás entrar para ver las diferentes habitaciones de la casa, y conocer más sobre la historia de ese político sudafricano. También podrás ver los impactos de bala de la policía sudafricana cuando intentaban atemorizar a la familia de Nelson Mandela mientras él estaba en prisión. De hecho, a Winnie la detuvieron en la puerta de su casa.

Habitación de Nelson Mandela.

Winnie destacaba por tener un carácter fuerte y tenía unas ideas muy claras de cómo luchar contra los favorables al apartheid: enfrentándose a ellos. Una vez Mandela fue liberado, y se empezaron a sentar las bases para abolir las leyes segregacionistas del régimen del Apartheid, ella quería revelarse contra los blancos que habían apoyado al régimen; mientras que Mandela era favorable a la reconciliación. Se divorciaron, pero hoy en día Winnie es un gran referente para mucha población negra africana.

Winnie Mandela.

Muy cerca de la casa de Nelson Mandela, se encuentra la casa de Desmond Tutu que murió recientemente en diciembre del 2021. Él ya no vivía en el barrio de Soweto, ya que se trasladó a vivir a Ciudad del Cabo. Hoy en día, la casa es una propiedad privada donde vive su hermano y, por tanto, sólo la podrás ver desde fuera.

En casa de Mandela.

– Visitar el museo del Apartheid

El museo del Apartheid de Johannesburgo es uno de los museos más importantes y visitados de Sudáfrica. Allí, podrás vivir, entender y conocer el pasado aterrador que vivió la población de color durante el régimen del Apartheid.

Piensa que el régimen del Apartheid se terminó oficialmente en 1993. Por tanto, todos los testimonios que leerás y toda la historia que vivirás pasó hace muy pocos años. Ya en la entrada, podrás ver las diferencias raciales que existían cuando te den un ticket para blancos o para gente de color; o te hagan entrar por diferentes puertas para experimentar la separación injusta del sistema racial que vivió Sudáfrica durante el Apartheid. En el museo, podrás ver vídeos, escuchar audios y leer textos de los testimonios que vivieron el Apartheid entre los años 1948 hasta 1993. Además, encontrarás información de otros sucesos a escala mundial (como la finalización de la Segunda Guerra Mundial y la supresión de los campos de concentración, o la movilización en Estados Unidos por los derechos civiles durante la década de 1950 y 1960) que pasaron al mismo momento que en Sudáfrica existía el régimen racial del Apartheid. Mientras unos avanzaban hacia un mundo más justo, otros se adentraban en un futuro cada vez más negro.

Tiros en la pared durante el Apartheid.

Nosotros no pudimos entrar porque estaba cerrado por el Covid. Pero si está abierto, su visita es obligada para conocer la historia reciente de ese país que vivió una segregación racial inexplicable. Piensa que necesitarás al menos dos horas para recorrer todo el museo, y quedar totalmente impactado de una de las peores tragedias políticas del siglo XX como fue el régimen del Apartheid en Sudáfrica. El museo es una buena manera de mantener viva la historia, y así aprender de los errores del pasado para no repetirlos en el futuro en este país y en cualquier lugar del mundo.

Entrada del Museo del Apartheid.

– Visitar la iglesia Regina de Soweto

Tal y como hemos explicado, en 1976 tuvo lugar la revuelta de los estudiantes en el barrio de Soweto que protestaban sobre la obligación de realizar los exámenes en afrikáans, un idioma que la mayoría de ellos desconocía. Esta revuelta duró aproximadamente un año, donde hubo muchas víctimas con la muerte de 1.003 estudiantes. Uno de los sitios más especiales durante esta revuelta fue la iglesia de Regina.

Iglesia de Regina en Soweto.

En esta iglesia, los políticos y disidentes negros se concentraban a escondidas. Además, fue refugio de muchos estudiantes de color durante la revuelta que escapaban de la policía. Sin embargo, algunas veces ésta había conseguido entrar con gases lacrimógenos y disparar para ahuyentar a los estudiantes. Hoy en día, todavía quedan restos de estos ataques como distintos rasgos marcados en las paredes.

Vidrieras de la iglesia de Regina.

Si visitas la iglesia, podrás ver también distintas fotografías de las escenas que se vivieron durante el Apartheid. Además, esta iglesia destaca por tener una Virgen María negra, la Madonna de Soweto. En el mundo, hay pocas representaciones de vírgenes negras (en Cataluña, tenemos la Moreneta de Montserrat); y por eso, son muchas las personas que peregrinan para ir a ver a la Virgen. En los últimos años, esta iglesia ha pasado a ser conocida por haber recibido la visita de Michelle Obama donde dio un discurso sobre el feminismo; o la polémica visita del presidente Clinton que comulgó pese a formar parte de otra religión; entre otros.

Madonna de Soweto.

– Visitar el centro de la ciudad mientras paseas por la plaza de Ghandi y subes al mirador del Carlton Centre 

El centro de la ciudad de Johannesburgo se conoce como Maboneng. Destaca porque en aquella zona todas las propiedades son del gobierno y, por tanto, no existe la propiedad privada. Por eso, la mayoría de locales son tiendas, empresas o restaurantes. Entre semana, se llena de gente que va a comprar al centro de la ciudad o a trabajar, mientras que el domingo, cuando todo está cerrado, esta zona queda bien vacía con la presencia sólo de niños de calle y gente sin hogar que, desgraciadamente, no tienen lugar en el que vivir.

Maboneng, en Johannesburgo.

En Maboneng podrás encontrar la plaza de Ghandi, donde hay una escultura en honor a esta figura que pasó gran parte de su vida luchando por los derechos de la gente de color en Sudáfrica. Mahatma Ghandi llegó a Sudáfrica después de terminar los estudios de derecho en Inglaterra y al no encontrar trabajo en su país, fue a Sudáfrica a trabajar como asesor jurídico de una empresa india de Durban en 1893. Allí, pudo vivir de primera mano la segregación racial que ya existía entre blancos y gente de color.

Plaza Ghandi.

En 1901 se le acababa el contrato como abogado, pero decidió quedarse en Suráfrica para ayudar a sus compatriotas indios que sufrían las consecuencias de un estado discriminatorio que era gobernado por el imperio británico. Fundó Indian Opinion, un diario escrito en gujarati para mantener al corriente de la mayoría de población india las novedades del país, que no eran muy buenas. Por ejemplo, en 1906 el gobierno británico obligó a todos los indios a inscribirse en un censo para echar a todos los inmigrantes clandestinos e ilegales. Quien no se inscribiera en el censo, debería marcharse del país. Ghandi y sus seguidores rechazaron esta ley (que llamaron ley negra), y resistieron de forma pacífica y con desobediencia civil: de cerca de los 13.000 indios, sólo se registraron 511. Ghandi tenía que marcharse del país, pero él se negó y por eso fue trasladado a la cárcel del Constitutional Hill.

En 1908, Ghandi salió de la prisión después de llegar a un pacto: todos los indios se registrarán si suprimen la ley de Inmigración que tenía distintos artículos de segregación racial entre los blancos y la población local. Los indios se registraron, pero los generales británicos no cumplieron con la promesa. Ghandi y sus seguidores respondieron quemando las hojas del registro en una hoguera, lo mismo que harían años más adelante mucha población de color que debía llevar obligatoriamente una identificación como gente de color para enseñar a la policía.

El gobierno británico del Transvaal aplicó distintas leyes contra la población india. Por ejemplo, no dejaba entrar a los indios en la región de Transvaal, o en 1913 decidieron declarar inválidos todos los matrimonios no cristianos haciendo que las mujeres indias se convirtieran en concubinas. Ghandi y sus seguidores se opusieron de forma no violenta cruzando, por ejemplo, de forma ilegal la frontera con Transvaal, o con diferentes huelgas de sectores claves como la minería. Ghandi volvería a ser arrestado, pero sus acciones surtirán efecto y en 1914 se derogaron la mayor parte de leyes discriminatorias de esta región del Transvaal. En julio de 1914 regresó a la India, para conseguir a través del movimiento Satyagraha otro objetivo: la liberación de su país del Imperio Británico.

Escultura de Mahatma Ghandi.

Son muchos los que dicen que Ghandi empezó su lucha contra las injusticias en Suráfrica. Si no hubiera vivido en ese país africano, probablemente no hubiera logrado la liberación de su país. Por eso, hoy en día en la plaza de Ghandi hay una estatua reconociendo su gran labor a favor de las personas de color y vulnerables que vivían en Sudáfrica.

En Maboneng, aparte del centro financiero de la ciudad, también encontramos el Carlton Centre, conocido como «The Top of Africa» ​​por ser una de las torres más altas del continente africano con sus 223 metros de altura. Desde la planta 50 de estos rascacielos de oficinas y centros comerciales, podrás ver una buena panorámica de la ciudad. Cuando nosotros fuimos, el acceso estaba cerrado debido a las restricciones del Covid.

Mensaje de Mandela durante el Apartheid.

¿Cómo visitar la ciudad? Algunos consejos prácticos

Johannesburgo es una gran ciudad. Cuando entras con el coche, ya te das cuenta de su inmensidad con la gran cantidad de carreteras de cuatro carriles que la rodean; y la gran cantidad de personas que habitan.

Por eso, nosotros recomendamos que para visitar la ciudad lo hagas a través de una agencia de turismo local. De esta forma, estarás menos expuesto y no tendrás que sufrir por la seguridad o la conducción, por qué zonas pasar y otros aspectos importantes como encontrar aparcamiento. Además, el hecho de ir con guía ayudará a que comprendas mejor todo el contexto histórico y social de los lugares que visitas, así como recibir respuestas de todas tus dudas y cuestiones que puedan ir surgiendo durante tu tiempo en Johannesburgo.

Visita guiada por Johannesburgo.

Nosotros realizamos un tour de un día completo con Solly de Phillipians Tour. Solly es una persona de Johannesburgo que dirige una empresa de turismo en la ciudad con traslados al aeropuerto y visitas guiadas con coches privados. Nosotros, con un día, pudimos visitar los principales puntos de interés de la ciudad como el barrio de Soweto, el Constitutional Hill, Maboneng, algún mercado de brujería y el estadio de fútbol del Mundial del año 2010, entre otros, con una furgoneta de la agencia que disponía de micrófono, y así Solly nos iba contando las diferentes partes de la ciudad, así como también nos hacía un breve recorrido por la historia de Sudáfrica.

Estadio de futbol de Johannesburgo durante el mundial del 2010 de Sudáfrica.

Aparte, bajamos a algunos lugares como la casa de Nelson Mandela o el memorial de Hector Pieterson donde Solly nos pudo contestar de forma excelente a todas nuestras preguntas. ¡Una gran empresa de guías locales con una gran relación calidad-precio! Si quieres ver los diferentes packs que tienen, puedes ver su web aquí o contactar directamente con Solly al +27733077550.

Con Solly, nuestro guía en Johannesburgo.

Para aquellos que prefieran ir por su cuenta o que quieran complementar la visita guiada que ya hayan hecho, existe la opción de subir al autobús turístico de la ciudad. El Red Bus de Johannesburgo tiene dos líneas, la verde y la roja, que te llevan por los distintos puntos más importantes de la ciudad. Aquí te dejamos un link donde podrás ver los recorridos, así como su tarifa de precios.

Mercado de brujería en Johannesburgo.

Por último, a continuación, os dejamos varios consejos prácticos que te ayudarán a disfrutar con más tranquilidad de la visita a Johannesburgo:

– No salgas de noche si no es imprescindiblemente necesario. Johannesburgo es una ciudad gigante, con muchos barrios. La mejor manera de no exponerte a problemas de seguridad es no salir durante la noche, que es el momento del día con menos afluencia de gente y donde puede ser más fácil que te atraquen y te roben. Si quieres salir de noche, habla con tu alojamiento para conseguir conductores de confianza.

– No enseñes objetos de valor mientras caminas por la ciudad. Aprovecha para guardarlos en tu alojamiento y así no serás un candidato perfecto para que te roben. Si puedes, evita sacar la cámara y visita la ciudad con tu móvil que seguro que hace muy buenas fotografías y queda más disimulado. Y, sobre todo, no lleves una gran cantidad de dinero encima.

– Si conduces con tu vehículo, cierra las puertas y ten las ventanas subidas. En algunos semáforos, encontrarás gente pidiendo y en algunas carreteras, si alguien te dice de detenerte no le hagas caso. Piensa que por las noches hay muchos conductores que se saltan los semáforos en rojo (mirando antes de que no venga nadie) para no detenerse.

Derechos de la Constitución sudafricana.

– Compra una tarjeta SIM local y datos de Internet para poder reservar Uber, o contactar con tu guía o alojamiento en caso de que ocurriera cualquier cosa.

– Si haces una visita con una agencia de turismo, haz caso de tu guía y no te alejes demasiado de las atracciones turísticas. Cualquier descuido puede ponerte en problemas. Muchas de ellas ofrecen gratuitamente una botella de agua por persona, pero por si acaso pregúntalo. En caso de que no te den agua, trae una botella para irte hidratando en tu recorrido por la ciudad.

Flama del Constitutional Hill.

¿Dónde dormir en Johannesburgo?

En Johannesburgo, al ser una de las grandes ciudades africanas, encontrarás muchas opciones de alojamiento. Por temas de seguridad, nosotros aconsejamos que duermas en el barrio de Melville o en Sandton. A continuación, nosotros destacamos nuestro alojamiento que hemos utilizado siempre que hemos ido a Johannesburgo y que consideramos que es el mejor sitio para alojarte en Johannesburgo:

– Sunbury Guest House: Situado en el barrio de Melville, esta casa de huéspedes dispone de aparcamiento privado y de seguridad en una calle residencial del barrio. Tiene diferentes habitaciones con lavabo privado y un desayuno incluido excelente, una cocina compartida en la que podrás cocinar tus comidas, una sala de estar con un piano donde podrás descansar y escuchar música o mirar películas, y un jardín con barbacoa y piscina para refrescarte durante las horas de mayor calor. Todo es llevado por Cristine, una mujer muy empática y que te hará sentir como si estuvieras en casa. Con una relación calidad precio inmejorable, es sin duda la mejor opción para alojarte si visitas la ciudad de Johannesburgo. Puedes contactar con ella directamente en el +27725511783 o visitar su web aquí.

Exterior del Sunbury Guest House.

Habitación del Sunbury Guest House.

Johannesburgo es una de las ciudades más grandes del continente africano. Con sólo poco más de ciento treinta años de historia, se ha convertido en una de las urbes más importantes del mundo con un pasado histórico sobre el régimen del Apartheid muy reciente que convierten su visita en un aprendizaje muy interesante sobre la historia del país sudafricano.

Constitutional Hill, puertas abiertas hacia un nuevo futuro.

Categories: SUDÁFRICA
Etiquetes:
SUDÁFRICA: Tips para la conducción

SUDÁFRICA: Tips para la conducción

Aquí tienes algunos consejos que pueden ser útiles para viajar a Sudáfrica en coche: En Sudáfrica se conduce por la izquierda, como en Inglaterra. Al principio, te sientes extraño pensando que lo estás haciendo mal en todo momento, pero te habitúas fácilmente....

leer más
SUDÁFRICA: Curiosidades

SUDÁFRICA: Curiosidades

- ¿Sabías que Sudáfrica es el país con más lenguas oficiales del mundo? Debido a su diversidad de etnias y culturas, Sudáfrica también es conocida como la nación del arco iris. Tras la abolición de las políticas del apartheid, la nueva Constitución Sudafricana decidió...

leer más
SUDÁFRICA: Los pingüinos africanos

SUDÁFRICA: Los pingüinos africanos

Los pingüinos viven sobre todo en el hemisferio sur menos una especie, el pingüino de las Galápagos que vive más arriba del ecuador. Estos animales tan simpáticos que conocemos por las imágenes del National Geographic viviendo sobre el hielo de la Antártida, tienen...

leer más
SUDÁFRICA: Información práctica y sus imprescindibles

SUDÁFRICA: Información práctica y sus imprescindibles

Capital: Pretoria, Ciudad del Cabo y Bloemfontein Superficie: 1.219.090 km2 Habitantes: 58.775.000 habitantes (2019) Densidad población: 48,21 habitantes por km2.  Idiomas: Sudáfrica es uno de los países del mundo con más idiomas oficiales en su constitución....

leer más
SUDÁFRICA: Tankwa Karoo NP

SUDÁFRICA: Tankwa Karoo NP

Tankwa Karoo NP es un lugar en el que se para el tiempo. El silencio invade todo el paisaje y sólo el viento es capaz de romper ese momento donde se detiene el reloj y te encuentras tú, las montañas y el desierto. Este parque nacional alejado de las rutas habituales,...

leer más
SUDÁFRICA: La Ruta de los Vinos

SUDÁFRICA: La Ruta de los Vinos

La Ruta de los Vinos es una actividad muy interesante a realizar si te encuentras en la zona de Ciudad del Cabo. Con unos paisajes impresionantes, entre montañas, ríos y valles, encontramos una región donde el viñedo es el principal cultivo. Allí, es donde se produce...

leer más
SUDÁFRICA: El Cabo Buena Esperanza y sus alrededores

SUDÁFRICA: El Cabo Buena Esperanza y sus alrededores

Ciudad del Cabo es una ciudad multicultural, cosmopolita y con una gran diversidad de actividades que se pueden realizar visitando los diferentes puntos emblemáticos de la ciudad así como, desplazándote a pocos kilómetros de ella. Es una ciudad que pese a sus...

leer más
SUDÁFRICA: Ciudad del Cabo

SUDÁFRICA: Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo es una de las ciudades más bonitas del sur de África. Considerada la segunda ciudad más poblada del país después de Johannesburgo (si quieres leer nuestra experiencia allá, puedes clicar aquí); es la capital legislativa de Sudáfrica y donde se...

leer más
SUDÁFRICA: La Ruta del Jardín

SUDÁFRICA: La Ruta del Jardín

La Ruta del Jardín es una de las rutas más bonitas de todo el mundo. Transcurre junto a una de las costas más espectaculares del continente, la costa sudafricana, donde podrás disfrutar de bonitos y variados paisajes en los más de 700 kilómetros que forman esta ruta....

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario