ESWATINI: Mlilwane Wildlife Sanctuary

africanlanders

diciembre 29, 2021

La reserva de Mlilwane, también conocida como el paraíso exterior de Eswatini, es un espacio de conservación de 4.560 hectáreas que se encuentra situado en el valle de Ezulwini. El nombre Mlilwane significa pequeño fuego en la lengua local, y el nombre surgió a partir de los numerosos incendios iniciados por los rayos en la colina de Mlilwane, pero que ahora tiene otro significado más importante: el pequeño fuego que encendió el movimiento de conservación en Swazilandia.

Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Durante la primera mitad del siglo XX, el país de Eswatini estaba poblado de animales. Sin embargo, la caza furtiva y las distintas plagas agrícolas provocaron la desaparición de muchos de ellos. Ted Reilly, era un joven swazi de 21 años, que veía cómo los animales que él estaba acostumbrado a ver de pequeño desaparecían; y, por eso, decidió ir a ver al rey Sobhuza II para preguntarle si podía llevarse a los pocos animales a su granja para cuidarlos y protegerlos. Y así fue, como, después de obtener la aprobación del rey, Reilly empezó a plantar árboles, a construir balsas y a contratar guardias para luchar contra la caza furtiva. Esta granja, actualmente, se conoce como la reserva de Mlilwane y se abrió oficialmente en 1964.

Hoy en día, es un espacio de conservación con muchas especies de herbívoros y pájaros que habitan tranquilamente en la reserva ya que carecen de depredadores. El entorno es espectacular, con bosques y prados que cohabitan armoniosamente con los animales; y diferentes recorridos para hacer a pie, en bicicleta, en caballo o con tu propio vehículo. Está rodeado por montañas icónicas como el Execution Rock, donde la leyenda dice que llevaban a los presos y les obligaban a saltar desde allí; y distintos miradores donde podrás disfrutar de unas fantásticas vistas.

Cebras en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Su visita es muy recomendable para promocionar un espacio de conservación muy cuidado, y ver diferentes animales desde otra perspectiva. Situado en el valle de Ezulwini, también conocido como el valle del cielo, es una de las actividades principales a realizar si estás por la zona (si quieres saber otras cosas que hacer en el valle de Ezulwini, puedes clicar aquí). Hasta que no vayas, no entenderás el porqué de su belleza y porque esta reserva también es conocida como Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Mlilwane Wildlife Sanctuary.

¿Cómo llegar?

La reserva de Mlilwane tiene un centro de recepción que se encuentra en la parte sur de la reserva y donde encontrarás los distintos alojamientos, el restaurante, las diferentes facilidades y el punto de partida de todas las actividades. Para llegar allí, primero tendrás que registrarte en la puerta de entrada que se encuentra a pocos kilómetros de Lobamba y que se llama Mlilwane Sangweni Gate.

Puerta de entrada al Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Si vienes de Manzini, deberás seguir por la autovía MR3 hasta la salida de Lobamba/Elangeni/Mlilwane Wildlife Sanctuary. Una vez llegues a Lobamba, en la rotonda tendrás que ir hacia la izquierda. Allí, la carretera pasa por el centro del museo nacional y del parlamento (a tu izquierda) y el King Sobhuza II Memorial Park (a tu derecha). Tendrás que seguir por esta carretera, pasar por una gasolinera Caltex, la residencia de los reyes y justo después encontrarás un cartel que te indicará Mlilwane Wildlife Sanctuary a tu derecha. Toma este camino durante aproximadamente tres kilómetros hasta que llegues a la puerta de entrada.

Si vienes de Mbabane, tendrás que hacer el mismo recorrido, pero piensa que vas a venir en sentido contrario por la MR3. Gira igualmente en la salida de Lobamba/Elangeni/Mlilwane Wildlife Sanctuary; y después sigue las mismas indicaciones del párrafo anterior.

Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Permisos y precios

Mlilwane Wildlife Sanctuary es una reserva que puede visitarse durante el día (entrar y salir); o si se quiere, también existe la opción de quedarse a dormir dentro de la propia reserva. La puerta de entrada principal (Mlilwane Sangweni Gate) abre y cierra siguiendo la salida del sol y la puesta de sol.

Para entrar en la Reserva de Mlilwane se debe pagar una entrada de 70 rands por persona y día. Esta entrada la podrás pagar en la recepción de entrada en efectivo o en tarjeta de crédito. Para entrar en tu coche, no piden ningún pago. Una vez allí, puedes realizar diferentes actividades que debes reservar con antelación a reservations@biggameparks.org. El precio de estas durante el año 2021 era:

Precios de las actividades de Mlilwane Wildlife Sanctuary (año 2021).

El precio de los diferentes tipos de alojamiento se indica en el apartado “¿Dónde dormir en el Mlilwane Wildlife Sanctuary?”. Big Game Parks es la organización que gestiona la reserva. Éstos son los mismos que gestionan el Hlane Royal National Park (si quieres saber nuestra experiencia allí, puedes ver el siguiente artículo).

Recepción de entrada del Mlilwane Wildlife Sanctuary.

¿Qué hacer en el Mlilwane Wildlife Sanctuary?

En la reserva de Mlilwane puedes realizar diferentes actividades, desde la observación de aves y animales; hasta excursiones en bicicleta o a caballo. Aquí podrás ver todas las actividades, pero nosotros destacamos:

– Hacer un safari con tu propio coche

Recorrer los diferentes caminos de la reserva mientras observas grupos de antílopes, cebras, pájaros e incluso cocodrilos es una de las actividades que puedes realizar si visitas la reserva de Mlilwane.

Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Nosotros pudimos disfrutar de cebras en medio de los caminos, kudus que atravesaban corriendo por delante nuestro, nyalas que nos miraban desde la distancia y ñus escondidos en los bosques. El terreno es accesible por todo tipo de vehículo, aunque si vas a la parte norte de la reserva, la que da al Execution Rock, necesitarás tracción a las cuatro ruedas para poder subir hacia alguno de los miradores.

Con nuestro coche en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Conduce despacio para no asustar a los animales, y disfruta de los animales mientras contemplas un paisaje verde de prados y bosques muy bonito.

Ñus en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

– Hacer un safari a pie para conocer la fauna de más cerca

Ésta es una de las actividades estrellas para hacer si visitas la reserva de Mlilwane. Ésta consiste en una ruta de aproximadamente dos horas con un guía, donde irás caminando por la reserva y te irás acercando silenciosamente a los animales mientras el guía te explica las principales características de estos antílopes que verás.

Haciendo el safari a pie por el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Nosotros vimos grandes manadas de impalas, cebras, ñus e, incluso, un cocodrilo que estaba descansando al otro lado de la orilla donde nos encontrábamos. El guía nos explicó anécdotas del país, así como también detalles de la flora y de los pájaros que convierten esta actividad en algo imprescindible para realizar si visitas la Reserva.

Pájaro en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Piensa en coger un buen calzado y pantalón largo ya que caminarás en medio de los prados y, de este modo, evitarás cualquier picadura de insecto. Trae también crema solar y un sombrero para protegerte del sol durante el tiempo que estés caminando.

Niala en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Hacer un safari en bicicleta o en caballo

Otra opción de recorrer la reserva de Mlilwane es en bicicleta o en caballo. En la recepción de la reserva (que es donde se encuentra el restaurante y el alojamiento), ofrecen bicicletas de alquiler y te dan una serie de rutas para que las puedas explorar libremente mientras intentas descubrir dónde están los animales.

Además, nosotros, cuando subíamos a uno de los miradores de la reserva, vimos a una pareja que iba con caballo acompañados de un guía. Ésta es otra manera bien distinta de observar los diferentes animales, la flora y el paisaje de la reserva de Mlilwane.

Mlilwane Wildlife Sanctuary.

– Contemplar las vistas desde alguno de los miradores de la Reserva

La reserva de Mlilwane la podemos dividir en dos partes: el sur, donde se concentran la mayor parte de los animales; y el norte, que se encuentra a los pies del Execution Rock y desde donde se encuentran los principales miradores de los que obtendrás una perspectiva fantástica de toda la reserva.

Nosotros, con el coche, conducimos hasta el primer mirador que se encuentra a unos diez kilómetros de la recepción. Desde allí, tuvimos una buena panorámica de toda la reserva, con un paisaje que cambiaba entre los verdes de los prados, los árboles de los bosques, las rocas de las montañas y los pueblos del fondo. Una buena forma de ver a Mlilwane desde otra perspectiva.

Mirador del Mlilwane Wildlife Sanctuary.

– Comer en el Hippo Haunt Restaurant 

En la recepción de la reserva de Mlilwane, encontrarás un restaurante que está situado junto a una charca de agua donde pudimos ver tortugas y cocodrilos. Si vas a visitar la reserva durante el día o si te alojas, recomendamos que comas en este restaurante.

Allí, nosotros pudimos probar diferentes tipos de carne de antílopes como impalas y ñus, aparte de disfrutar de otros platos locales que estaban muy buenos. Aparte, el servicio es excelente y la localización fantástica para descansar después de haber visitado la reserva de Mlilwane.

Carne de antílope en el restaurante del Mlilwane Wildlife Sanctuary.

¿Dónde dormir en el Mlilwane Wildlife Sanctuary?

Dentro de la reserva de Mlilwane, encontramos distintos tipos de alojamiento. Si lo deseas, también puedes acceder a la reserva durante el día y dormir en algunos de los Lodge que se encuentran en el valle de Ezulwini o en Lobamba. Nosotros, decidimos, dormir dentro. Algunas de las opciones que existen son:

– Camping: odos están equipados con un punto de electricidad, aseos, cocina, duchas y espacio para barbacoas. La mayoría de parcelas tienen sombra y piensa que estarás rodeado de facoqueros, impalas y cebras que muchas veces pastan por esa zona. El precio del camping es de 135 rands por persona y noche.

Camping en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

– Self-catering Lontweni Rondavels: Para aquellos que no quieran acampar, existe la opción de alojarse con cabañas equipadas con cocina, nevera, lavabos, ducha y una zona exterior de barbacoa y mesas privadas para disfrutar con más intimidad de la reserva de Mlilwane. Hay opción de cabañas dobles o triples, y los precios son de 572 Rands por persona y noche.

Cabaña en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

– Beehive Villages: Para aquellos que quieran probar una experiencia tradicional, existe la opción de dormir en las casas tradicionales swazis, donde todas las casas están en círculo simulando un pueblo swazi original. Allí, encontrarás habitaciones dobles con ventilador en las casas tradicionales circulares de barro de la zona del valle de Ezulwini. Los precios giran en torno a 531 rands por persona y noche.

Cabañas tradicionales en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Nuestra ruta

DIA 1: Llegamos a Mlilwane después de cruzar la frontera y almuerzo de picnic en las cataratas Phophonyane. Teníamos la suerte de que para visitar este país nos acompañaban el padre de Laia y su pareja; y Silvia, su hermana. Habían llegado hacía poco a Johannesburgo y estarían con nosotros durante 14 días antes de volver a Barcelona.

Pasamos de un paisaje montañoso de la zona de Piggs Peak, en un valle más verde como la zona de Ezulwini y la reserva de Mlilwane. Después de formalizar los trámites de entrada, entramos en coche a la reserva donde pudimos observar los primeros antílopes y las primeras cebras que comían tranquilamente en los prados. Para ellas, esta reserva era un paraíso ya que allí no había ni felinos ni depredadores que pudieran comérselas. Al cabo de un rato y después de pasar junto a un estanque, llegamos a nuestro alojamiento.

Cebras en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Allí, nos instalamos y cenamos fuera la cabaña donde dormían el padre de Laia y su pareja, mientras disfrutamos de la buena compañía y de la comida que nos habían traído y echábamos mucho de menos, como el jamón salado o el embutido.

Pájaro en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

DIA 2: Por la mañana, nos levantamos rodeados de antílopes junto a nuestra tienda. Estábamos en una reserva y los animales estaban libres, así que era normal encontrarlos comiendo hierba cerca del camping. Desayuno, ya las 8h fuimos con nuestro guía que habíamos reservado y que nos llevaría durante dos horas a realizar un recorrido a pie por la reserva.

Facóqueros al lado de nuestro camping.

Al poco de andar, ya nos encontrábamos muy cerca de diferentes animales como ñus, cebras… ¡Era impactante tener estos animales tan cerca!  Además, habíamos tenido suerte de que ese mes era el mes que los impales daban luz, por tanto, pudimos ver también de muy pequeños.  Aparte de hablar sobre los animales, el guía también nos explicó curiosidades sobre las plantas y nos enseñó las primeras palabras en swazi.

Caminando por el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Mientras íbamos andando entre los prados y fotografiando a los diferentes animales, el guía nos hizo a parar.  ¡En el lado de un pequeño río que quedaba a nuestra izquierda había un cocodrilo tomando el sol!  ¡¡Allí vimos que quizás no era tan tranquilo caminar en medio de bichos!!!

Flora del Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Volvimos después de un recorrido muy entretenido e interesante con nuestro guía.  Aprovechamos para leer más sobre los animales y la historia de la reserva en los planos informativos que había y que eran muy pedagógicos, cuando de repente vimos a una cría de impala sola y bien asustada bajo un cartel. O bien había perdido a la madre, o bien le estaba esperando…

Nialas en el camping del Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Fuimos a comer al restaurante del alojamiento donde pudimos probar diferentes carnes de impalas y ñus mientras observábamos cómo los cocodrilos se movían dentro de la balsa de agua que estaba a nuestro lado.  A pie, sólo habíamos hecho una pequeña parte de la reserva pero todavía nos quedaba muchos caminos por conocer con el coche.  Así que empezamos a descubrir la reserva de Mlilwane en coche.

Cocodrilo al lado del Hippo Haunt Restaurant.

Fuimos hacia unos miradores que quedaban más elevados y desde donde se veía una buena perspectiva de toda la reserva.  Por el camino, nos cruzamos con un buen grupo de cebras que nos cerraban el paso;  antílopes camuflados en medio de los arbustos;  y un paisaje muy bonito con el verde de los prados, el azul del cielo, el blanco de las nubes y las montañas del fondo. Paramos a tomar unas fotos con el coche, y después utilizamos el 4×4 para llegar a uno de los miradores.

Antílope en el Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Desde allí, se veía una gran vista de toda la reserva y el valle de Ezulwini que seguía detrás de las montañas. Enfrente teníamos la Execution Rock, una montaña donde enviaban a los presos y los apuntaban hasta que iban echando atrás y caían. Dice la leyenda que sólo se salvaban a aquellos que sabían volar.

Mlilwane Wildlife Sanctuary.

Era hora de decir adiós a Mlilwane después de una fantástica experiencia caminando entre herbívoros y antílopes;  y disfrutando de unos paisajes muy verdes y hermosos.  Ahora tocaba ir a pocos kilómetros más allá, al otro lado de la montaña, para gozar de la belleza del valle de Ezulwini.

¡Hasta pronto Mlilwane Wildlife Sanctuary!

Categories: ESWATINI
Etiquetes:
ESWATINI: Tips para la conducción

ESWATINI: Tips para la conducción

Aquí tienes algunos consejos que pueden ser útiles para viajar a Eswatini en coche: En Eswatini se conduce por la izquierda, como en Inglaterra. Al principio, te sientes extraño pensando que lo estás haciendo mal en todo momento, pero te vas habituado fácilmente. Te...

leer más
ESWATINI: Curiosidades

ESWATINI: Curiosidades

- ¿Sabías que el actual Eswatini antes era conocido como Swazilandia? En abril de 2018 Swazilandia cambió de nombre y se pasó a llamar Eswatini, aunque hoy en día mucha gente todavía conoce a este país como Swazilandia. El motivo del cambio es principalmente...

leer más
ESWATINI: Información práctica y sus imprescindibles

ESWATINI: Información práctica y sus imprescindibles

Capital: Mbabane Superficie: 17.364 km2 Habitantes: 1.148.130 habitantes (2019) Densidad de población: 66,12 habitantes per km2.  Idiomas: Los idiomas oficiales de Eswatini son el inglés y el suazi. Piensa que en este país, el 90% de la población pertenece al mismo...

leer más
ESWATINI: El valle de Ezulwini

ESWATINI: El valle de Ezulwini

El valle de Ezulwini es uno de los lugares más bonitos de Eswatini. Es una parada obligatoria para conocer de más a fondo la cultura de uno de los países más tradicionales del continente. Sede de la monarquía absoluta parlamentaria, este valle también es conocido como...

leer más
ESWATINI: Hlane Royal National Park

ESWATINI: Hlane Royal National Park

El Hlane Royal National Park es el parque por excelencia de Eswatini. Es el mayor parque de todo el país con unas 30.000 hectáreas.  Antiguamente el parque había servido como área privada de caza del rey hasta que el rey Mswati III lo protegió. Actualmente el...

leer más
ESWATINI: Phophonyane Falls

ESWATINI: Phophonyane Falls

Estas cascadas están situadas dentro de una reserva privada natural muy pequeña de unas 500 hectáreas, la reserva natural del lodge que recibe el mismo nombre que las cataratas: Phophonyane Falls Lodge. Esta reserva tiene paisajes fantásticos. La atraviesa el río...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario