ESWATINI: El valle de Ezulwini

africanlanders

diciembre 29, 2021

El valle de Ezulwini es uno de los lugares más bonitos de Eswatini. Es una parada obligatoria para conocer de más a fondo la cultura de uno de los países más tradicionales del continente. Sede de la monarquía absoluta parlamentaria, este valle también es conocido como el Valle del Cielo.

Valle de Ezulwini.

Allí podrás disfrutar de unas fantásticas vistas que te transportarán a los Alpes suizos. Verás bosques de pinos, prados verdes, cascadas, arroyos, montañas y un valle que tiene una historia muy trascendente por el país y que alberga uno de los museos más importantes de Eswatini. Además, cerca, también podrás visitar la reserva de Mlilwane. Si quieres saber más sobre este lugar, nosotros te lo explicamos aquí.

Pueblo suazi tradicional.

Situada en medio de las dos grandes ciudades del país (Mbabane y Manzini), si vas durante agosto podrás contemplar una de las tradiciones más antiguas de la cultura con la llegada de miles de jóvenes del país que van a visitar a los reyes a su palacio presidencial. Esta monarquía es una de las más antiguas de la historia con muchas anécdotas curiosas que te contamos en el siguiente artículo. Actualmente, las grandes desigualdades que se viven en el país han puesto en entredicho el poder intocable de la monarquía y, en los últimos meses, ha habido diferentes revueltas en contra de su gestión que se han visto agravadas por el estallido de  la pandemia. Puedes leer una noticia sobre las revueltas de junio de 2021 aquí.

El valle de Ezulwini es un lugar donde descansar y desconectar mientras visitas algunos de los diferentes mercados artesanales, caminas por su valle, aprendes y comprendes su cultura y te adentras en uno de los países montañosos más bonitos que hemos visitado en África.

Cascadas de Mantenga.

¿Cómo llegar?

Para llegar al valle de Ezulwini desde el norte, tendrás que pasar primero la capital del país, Mbabane. Ésta la podrás cruzar por una autovía de dos carriles que es la MR3.  Desde allí hay unos quince kilómetros hasta llegar a Lobamba, el pueblo base para visitar las diferentes atracciones del valle de Ezulwini.

Si vienes del sur o del este, tendrás que llegar primero hasta Manzini y después seguir por la misma MR3 que te llevará también a Lobamba. Las carreteras están en buen estado, y desde la propia autovía encontrarás una salida que lleva el nombre de Ezulwini. Por tanto, es un camino sin pérdida.

Entrada al pueblo suazi tradicional.

¿Qué hacer en el valle de Ezulwini?

En el valle de Ezulwini, encontrarás muchas actividades que realizar. Puedes estar tranquilamente tres o cuatro días. La población principal del valle es Lobamba, donde se encuentra el palacio residencial.  Desde allí, es un buen sitio para poder conocer las diferentes actividades del valle y la reserva de Mlilwane. Entre las diferentes actividades a realizar, nosotros destacamos:

– Visitar el Museo Nacional de Eswatini

El museo nacional de Eswatini se encuentra en la población de Lobamba, en el valle de Ezulwini. Se inauguró en 1972, y éste tiene un importante rol en preservar la cultura y las tradiciones para mostrarlas a las generaciones futuras.

Museo nacional de Eswatini.

Para entrar en el museo, que se encuentra justo al lado del Parlamento, tendrás que pagar una entrada de 80 lilangenis, es decir, 80 rands. Esta entrada incluye un guía que te explicará las diferentes partes del museo y al que podrás preguntarte todas las dudas que tengas.

Es un museo muy pedagógico, con representaciones interactivas del país, objetos tradicionales y un recorrido por la historia de una de las culturas que se han mantenido intactas a pesar de la etapa de la colonización. Aparte, tiene una galería de arte moderno africano muy interesante.

Interior del museo nacional.

Justo enfrente del museo, al otro lado de la carretera, encontrarás el King Sobhuza II Memorial Park, unos jardines con un mausoleo donde está enterrado el rey Sobhuza II y un pequeño museo. La entrada va aparte del museo nacional de Eswatini.

Interior del museo nacional.

– Hacer un trekking hasta el Sheba’s Breasts

Esta actividad sólo es recomendable para quienes estén en buena forma. El Sheba’s Breasts es una de las montañas que coronan el valle de Ezulwini, y desde donde podrás ver unas fantásticas vistas de toda la región. El camino es corto pero de subida intensa, con algunas escaleras de madera para subirse sobre las rocas y un recorrido que cada vez va cogiendo más altura.

Laia junto a la cima del Sheba’s Breasts. ¡Qué vistas!

Para empezar la ruta, podrás acceder desde la propia reserva de Mantenga (es la opción más larga); o si quieres, podrás acceder desde Lidwala Lodge. Allí, tendrás que pagar una entrada de 30 Rands por persona, ya que el camino comienza justo después del Lodge. Nosotros intentamos acceder por arriba, pero íbamos a parar a unas casas de lujo y era imposible llegar; así que tuvimos que volver atrás y entrar por el camino de Lidwala Lodge.

El recorrido, de aproximadamente dos horas de subida, se caracteriza por un pronunciado desnivel en pocos kilómetros. Pasarás primero por un riachuelo que irás cruzando y después tendrás dos opciones: o seguir por el prado, o pasar en medio del bosque. Nosotros escogimos la primera. El camino va cogiendo altura y es bonito irse deteniendo para ver el valle de Ezulwini a tus pies y las nubes blancas como lentamente se van moviendo sobre ti sobre el cielo azul. Por último, tendrás que subir unas escaleras de madera para superar unas rocas que obstaculizan el camino hasta que llegarás a una valla en lo alto del cuello. Una vez pasada esta valla, podrás observar con una perspectiva de 360 ​​grados todo el valle de Ezulwini.

Laia y Sílvia subiendo al Sheba’s Breasts.

Esta excursión nos gustó mucho porque es una forma muy bonita de disfrutar de las vistas del valle. Aquel paisaje parece extraído de los Alpes de Suiza, con prados, bosques y animales pastando que hacen que esta actividad sea muy recomendable si estás en la zona de Ezulwini. ¡Piensa en traer agua, crema solar, ropa deportiva y un buen calzado! Y, como anécdota, esta montaña está representada en el libro de las Minas del rey Salomón del escritor Sir H. Rider Haggard.

Caminando hacia el Sheba’s Breasts.

– Visitar un pueblo tradicional suazi

Visitar el pueblo tradicional suazi es una de las actividades estrellas que debes realizar si estás en el valle de Ezulwini. De esta forma, podrás comprender mejor los rasgos culturales, históricos y tradicionales de este país, de su cultura y de su gente.

Casa tradicional suazi.

El precio de la entrada es de 100 lilangeni (100 Rands), e incluye también las cascadas de Mantenga así como las danzas tradicionales suazis que se celebran todos los días a las 11:00 ya las 15:00. De todas formas, cuando fuimos nosotros y debido al covid, no había representación de danzas, por lo que pagamos 70 lilangeni (70 Rands) por persona. La entrada incluye un guía que te explicará los distintos rasgos culturales del pueblo suazi.

Dentro una casa tradicional suazi.

Allí, encontrarás un pueblo con sus casas de barro circular, y los poblados en círculo; representando tal y como era en los siglos anteriores. La cultura suazi es polígama y, por tanto, cada mujer tenía una casa diferente. Para diferenciar los dormitorios de las salas comunes o las cocinas, utilizaban las barandillas para indicarlo. Por eso, verás que algunas barandillas tienen tres brazos mientras otras tienen cuatro brazos. Además, las casas de los niños estaban separadas también por sexo; y el hombre de la familia tenía una casa por sí solo para poder hacer lo que le apeteciera, sin la compañía de sus mujeres.

Es muy interesante poder realizar la visita con guía para comprender mejor la arquitectura de las casas (de barro por el tema del calor, y con las puertas bajas para cortar la cabeza del enemigo si venía y se agacha); los ritos ancestrales como el de la lluvia; la estructura familiar; y la cultura popular. Por eso, esta visita la recomendamos altamente ya que es una buena manera de adentrarte en una cultura que se ha mantenido muy viva durante muchos siglos.

La puerta de entrada de una casa tradicional suazi.

Ver las cascadas de Mantenga

Si vas a visitar el pueblo suazi tradicional, con la misma entrada tendrás acceso a las cataratas de Mantenga. Éstas se encuentran a pocos minutos andando del pueblo suazi, por un recorrido muy bonito en medio de bosques y caminos de tierra.

Cascadas de Mantenga.

Las cataratas de Mantenga son consideradas una de las más grandes del país. No podrás acceder hasta delante mismo de las cataratas, ya que el camino te lleva hasta el río y de allí las podrás ver a lo lejos. De todas formas, durante el recorrido tendrás diferentes perspectivas de las cataratas. Además, podrás encontrar diferentes animales como facóqueros o impalas escondidos en medio de los árboles de los bosques o en las sombras.

¡Con toda la familia!

– Visitar algunos de sus mercados artesanales

El valle de Ezulwini destaca por ser un lugar con fuerzas paradas de artesanía locales. Allí, podrás encontrar desde camisetas, prendas de animales de madera, pendientes, cerámica, velas elaboradas localmente y muchos souvenirs.

Nosotros visitamos el Mantenga Craft Centre, donde también hay diferentes restaurantes para comer como Vesuvio Pizza. Este Craft Centre se encuentra justo a pocos cientos de metros de Mantenga Lodge.

Mantenga Craft Centre.

Otro de los mercados que visitamos fue el Candles Centre, situado en las afueras de Lobamba, y en el que destaca por su tienda de velas artesanales con figuras de animales representadas. También podrás encontrar librerías, tiendas artesanales y puestos de comida; aunque, debido al Covid, cuando fuimos la mitad de tiendas estaban cerradas.

Además, si buscas telas tradicionales africanas puedes ir a la ciudad de Manzini, a Mr. Cheap Fabrik, que es donde va la gente local a comprar las telas con las que después harán sus faldas, sus vestidos y sus camisetas.

Pueblo suazi.

¿Dónde dormir en el valle de Ezulwini?

En la zona de Lobamba, encontrarás muchas opciones de alojamiento. Nosotros, a continuación, destacamos principalmente dos que son:

– Mantenga Lodge: Sin duda, este es el mejor alojamiento si quieres visitar el valle de Ezulwini. Dirigido por una chica española llamada Paloma, este Lodge se encuentra cerca de todas las atracciones turísticas y sus instalaciones son implacables. Cuenta con un excelente restaurante y un desayuno bufé muy completo, con unas vistas espectaculares hacia el Execution Rock. Las habitaciones tienen aseo y ducha privada, aparte de una terraza que da a la reserva de Mantenga y desde donde podrás disfrutar del sonido de los pájaros. Además, dispone de parking y una piscina donde relajarte. El personal es muy atento y servicial; y la relación calidad-precio es inmejorable. Si quieres reservar, puedes clicar aquí.

Habitación doble del Mantenga Lodge.

Terraza de la habitación del Mantenga Lodge.

Mantenga Lodge.

– Lidwala Lodge: Este alojamiento se encuentra justo a los pies del Sheba’s Breasts. Dispone de diferentes habitaciones privadas, dormitorios y también parcelas de camping. Los precios oscilan entre los 190 rands por persona y noche por el camping, hasta los 800 rands por habitación doble sin desayuno. Si quieres reservar, puedes clicar aquí.

Nuestra ruta

DIA 1: Llegamos por la tarde al Mantenga Lodge después de haber visitado la reserva de Mlilwane. Ahora nos faltaba conocer más detalladamente el valle de Ezulwini, y el Mantenga Lodge era nuestro campo base ideal para explorar toda esta parte.

Así pues, aprovechamos para hacer una buena cena en el restaurante del Lodge, e ir a dormir pronto para poder visitar al día siguiente diferentes partes del valle de Ezulwini.

Cenando en el restaurante del Mantenga Lodge.

DIA 2: Nos levantamos temprano para ir a visitar una recreación de un pueblo tradicional suazi. Antes de la pandemia del covid, también se hacían bailes y danzas tradicionales; pero en Lodge nos dijeron que ya no lo hacían debido a las restricciones del coronavirus. Así pues, fuimos hasta la entrada que estaba a menos de 5 minutos de nuestro alojamiento.

A su llegada, nos recibió un guía que nos explicó detalladamente las peculiaridades de la estructura del pueblo suazi. Las casas son circulares y de barro, y están rodeadas entre sí con una especie de barandillas para identificar cuál es la cocina o el dormitorio. La sociedad suazi es polígama, y ​​por tanto, en la división de las casas encontramos una por cada mujer. Las casas se caracterizan por ser bajas, así se mantienen más frías y era la manera de cortar en la cabeza al enemigo cuando se agachaba para entrar.

Recorrido por el pueblo tradicional suazi.

El pueblo suazi cree con el poder de sus ancestrales, y es un pueblo en el que la danza y la música también tienen mucha presencia. Desgraciadamente, ese día no había ninguna actuación, pero el guía nos dijo que al día siguiente sí lo habría… Nadie nos había dicho nada, así que le dimos el teléfono a nuestro guía para que nos lo confirmara por la noche.

Material de les casas tradicionales suazis.

Una vez visitado el pueblo tradicional suazi, seguimos caminando hasta llegar a las cataratas de Mantenga, una de las más altas del país y que se encuentran a pocos minutos andando por un recorrido muy bonito. Pudimos ver las cataratas desde el fondo, ya que no había manera de acceder hasta delante… Pero su visita valió mucho la pena. Allí, nos encontramos con dos chicas francesas que estaban de viaje por Sudáfrica y Eswatini; y que nos las encontramos en más de una ocasión.

Cascadas Mantenga.

Volvimos al Mantenga Lodge y fuimos a almorzar en un espacio donde hay un mercado artesanal. Allí, había diferentes tiendas que hacían camisetas, pañuelos, figuras y prendas caseras; y también dos pequeños restaurantes. Algunas de las tiendas estaban cerradas por el tema covid. Después de comer un buen plato de pasta, volvimos a pasar por las tiendas para comprar algunas cosas y, seguidamente, cogimos el coche para ir a nuestra siguiente parada: el museo nacional.

El museo nacional de Swazilandia es uno de los museos más bellos que ver del país. Dentro, con una guía muy maja que nos tocó, pudimos realizar un recorrido por la historia de esta cultura que se ha mantenido fuerte contra cualquier ocupación colonial. De hecho, es uno de los pocos países que ha mantenido su sistema tradicional de gobierno una vez se independizó del régimen británico. La guía nos explicó muchas curiosidades sobre la figura del rey actual como, por ejemplo, que éste siempre es elegido por un grupo de sabios y, por tanto, todos aquellos que tengan antecedentes de familia de Swazilandia son candidatos a ser reyes. Además, la reina no es la mujer del rey, sino que es su madre y al que debe consultarse todas las decisiones.

Con nuestra guía del museo nacional de Eswatini.

Aparte de las curiosidades reales, también pudimos ver en un formato más interactivo los 3 paisajes distintos del país: primero, las montañas de la zona de Piggs Peak y que es por donde pasamos nosotros; segundo, el valle de Ezulwini donde nos encontrábamos; y, tercero, la llanura que todavía nos faltaba conocer y que se caracteriza por haber algunos de los parques más importantes del país como el Hlane NP, o la caña de azúcar, el principal alimento exportador del país.

Salimos del museo, que se encuentra justo en frente del parlamento, y fuimos rápidamente dirección a un mercado artesanal conocido, principalmente, por sus velas. Por el camino, pasamos frente a la residencia oficial de los reyes del país, un espacio privado en el que tienen todos los lujos, mientras mucha gente del país está bajo el umbral de la pobreza. Y, más, después de esa pandemia…

Valle de Ezulwini.

Llegamos justos al mercado artesanal para visitar una tienda de velas que elaboran allí con distintas figuras y animales. ¡Había muy bonitas! Después, aprovechamos para comprar y volvimos al Mantenga Lodge antes de que empieces a llover.

Por la noche, fuimos a buscar unas pizzas en el mercado artesanal donde habíamos estado a la hora del almuerzo, y nos las comimos dentro de una habitación mientras fuera llovía a cántaros. Hacía poco, había llegado un numeroso grupo de alemanes al Lodge; y el guía todavía no nos había escrito confirmando si había o no actuación al día siguiente. Así que fuimos a dormir esperando alguna respuesta por su parte…

¡Buenas noches!

DIA 3: Por la mañana, nos levantamos temprano y vimos un mensaje: finalmente, no se llevaba a cabo ninguna actuación. Así pues, con Silvia fuimos a subir al Sheba’s Breast, una montaña desde donde se tienen unas vistas panorámicas muy bonitas de todo el valle.

Vista panorámica del Sheba’s Breasts.

Cogimos el coche y lo dejamos fuera del Lidwala Lodge, punto de partida para empezar la excursión. Intentamos pasar por algún camino que rodeaba este hotel y que pasaba en medio de casas de lujo, pero todos acababan a parar allí mismo: o en medio de unos zarzales inaccesibles, o en un aparcamiento privado de una casa de lujo. Así que no tuvimos más remedio que entrar en el Lidwala Lodge y pagar la entrada correspondiente. Nos cuesta entender como África en muchos lugares de naturaleza (como cascadas o montañas) hacen pagar!

Desde Lidwala Lodge, empezamos a subir por un camino que seguía un pequeño riachuelo, para después adentrarnos entre rocas mientras íbamos cogiendo cada vez más altura. El camino era corto pero en bastante pendiente de subida. Seguimos caminando, a veces subiendo por escaleras hechas de tronco para superar los obstáculos de las grandes rocas, mientras íbamos parando contemplando cómo las nubes pasaban rápidamente por encima de nosotros y cómo el paisaje era cada vez más bonito.

Camino hacia el Sheba’s Breasts.

Llegamos hasta lo alto de la colina, donde pasamos una pequeña valla, y desde allí ya estábamos en el Sheba’s Breast, un pico elevado desde donde teníamos unas vistas impresionantes de todo el valle. Realmente, el esfuerzo de la mañana de levantarse pronto había tenido su recompensa.

¡En el Sheba’s Breasts, entre valles, sol y nubes!

Volvimos al Mantenga Lodge para tomar un buen desayuno acompañados de todos los trabajadores de una empresa de consultoría del país que estaban allí reunidos, haciendo fotografías. En el móvil, había un mensaje del guía del pueblo suazi: finalmente, habían hecho las danzas tradicionales a un grupo numeroso de turistas alemanes que viajaban en un viaje organizado. En África, esto nos pasaba muchas veces: te decían que sí y al fin y al cabo era que no, o al revés.

Era hora de despedirnos de nuestro campo base, el Mantenga Lodge, dirigido por una chica de Burgos llamada Paloma, y ​​donde estuvimos muy bien. Tocaba hacer ruta hacia Hlane NP, pero antes pararíamos en el último pueblo del valle de Ezulwini y antigua capital del país, Manzini. Allí paramos a Mr. Cheap Fabrik, un sitio local de telas donde todo el mundo va a comprar el material para hacerse las diferentes prendas africanas tan características. Nosotros también compramos, dejando atrás un valle que tiene una historia, un paisaje y una belleza espectacular.

¡Adiós valle de Ezulwini!

Categories: ESWATINI
Etiquetes:
ESWATINI: Tips para la conducción

ESWATINI: Tips para la conducción

Aquí tienes algunos consejos que pueden ser útiles para viajar a Eswatini en coche: En Eswatini se conduce por la izquierda, como en Inglaterra. Al principio, te sientes extraño pensando que lo estás haciendo mal en todo momento, pero te vas habituado fácilmente. Te...

leer más
ESWATINI: Curiosidades

ESWATINI: Curiosidades

- ¿Sabías que el actual Eswatini antes era conocido como Swazilandia? En abril de 2018 Swazilandia cambió de nombre y se pasó a llamar Eswatini, aunque hoy en día mucha gente todavía conoce a este país como Swazilandia. El motivo del cambio es principalmente...

leer más
ESWATINI: Información práctica y sus imprescindibles

ESWATINI: Información práctica y sus imprescindibles

Capital: Mbabane Superficie: 17.364 km2 Habitantes: 1.148.130 habitantes (2019) Densidad de población: 66,12 habitantes per km2.  Idiomas: Los idiomas oficiales de Eswatini son el inglés y el suazi. Piensa que en este país, el 90% de la población pertenece al mismo...

leer más
ESWATINI: Mlilwane Wildlife Sanctuary

ESWATINI: Mlilwane Wildlife Sanctuary

La reserva de Mlilwane, también conocida como el paraíso exterior de Eswatini, es un espacio de conservación de 4.560 hectáreas que se encuentra situado en el valle de Ezulwini. El nombre Mlilwane significa pequeño fuego en la lengua local, y el nombre surgió a partir...

leer más
ESWATINI: Hlane Royal National Park

ESWATINI: Hlane Royal National Park

El Hlane Royal National Park es el parque por excelencia de Eswatini. Es el mayor parque de todo el país con unas 30.000 hectáreas.  Antiguamente el parque había servido como área privada de caza del rey hasta que el rey Mswati III lo protegió. Actualmente el...

leer más
ESWATINI: Phophonyane Falls

ESWATINI: Phophonyane Falls

Estas cascadas están situadas dentro de una reserva privada natural muy pequeña de unas 500 hectáreas, la reserva natural del lodge que recibe el mismo nombre que las cataratas: Phophonyane Falls Lodge. Esta reserva tiene paisajes fantásticos. La atraviesa el río...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario